fbpx
Miedo a hablar en publico ¿Como vencer la glosofobia?
755
post-template-default,single,single-post,postid-755,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive
Miedo a hablar en publico

Miedo a hablar en publico ¿Cómo podemos vencer la glosofobia?

En 1973 se realizó un estudio llamado American Fears de RH Bruskin Associate

que fue publicado en The Times y que causó gran impacto, en dicho estudio se afirmaba que «las personas temen hablar en público más que a la muerte»

En base a ese estudio en 2012, dos investigadores de la Universidad de Nebraska-Omaha, Karen Dwyer y Marlina Davidson, realizaron una encuesta a ochocientos quince estudiantes universitarios, pidiéndoles que seleccionaran sus tres mayores temores de una lista que incluía entre otras fobias, miedo a las alturas, miedo a volar, problemas financieros, miedo a aguas profundas, miedo a la muerte y «hablar ante un grupo». Curiosamente hablar en público venció a todos los demás, incluso a  la muerte.

Aunque es conveniente señalar que cuando se pidió a los estudiantes que seleccionaran solo el mayor de sus temores, los estudiantes seleccionaron la muerte con mayor frecuencia.

En el “arte de la oratoria” no conocemos ningún caso de fallecimiento por tener que realizar una exposición oral.

El miedo a hablar en público o glosofobia se define como una respuesta desproporcionada a un estímulo que debemos afrontar. El sistema nervioso autónomo confunde lo que es una preocupación dentro de los límites aceptables, transformándola en una amenaza.

agorofobia

Los músculos de la persona se tensan, suda y tiembla, su corazón late con fuerza, se le seca la boca, tiene problemas para respirar, puede tener náuseas o mareos, y su garganta se contrae, haciendo que su voz se eleve. Esta es la llamada respuesta de «lucha o huida», que se cree que nuestra especie ha desarrollado porque ayudó a preparar al cuerpo para una acción contundente en respuesta a una amenaza.

Esta respuesta probablemente era la que necesitaba el hombre de Cro-Magnon cuando se encontraba delante de un león pero no es lo que una persona moderna necesita para realizar una presentación de power point dentro de un salón de actos.

miedo

Otro gran misterio de este miedo es la cantidad de personas que lo sufren.

La Universidad de California divulgó un estudio en el que afirma que al menos un 75% de las personas padecen de miedo a hablar en público.

Puesto que siempre hay alguna necesidad de expresarse ante pequeñas o grandes audiencias, padecer de glosofobia es altamente limitante. Hay muchas personas que refieren que sus carreras profesionales, metas y objetivos se han visto cercenadas de raíz al no poder afrontar con efectividad la instancia de hablar frente a otros.

Conocemos multitud de ejemplos de personas notables que sufrieron y sufren este mal.

Thomas Jefferson, de quien se dice que temía hablar en público. Como presidente, solo pronunció dos discursos, sus dos discursos inaugurales. Gandhi estaba aterrorizado de tener que hablar con un grupo, pensaba que su visión se nublaría y se quedaría mudo.

Scott Stossel, en su libro «My Age of Anxiety», cita a Cicerón, el orador más aclamado de la antigua Roma, y ​​dice: «Me pongo pálido al comienzo de un discurso y tiemblo en cada miembro»

Daniel Day lewis Hamlet

En 1989, Daniel Day-Lewis, interpretando el papel principal en la producción de «Hamlet» de Richard Eyre en el Teatro Nacional de Londres, dio media vuelta y salió del escenario para no volver nunca más. (En los veintiséis años desde entonces, ha actuado solo en películas).

Pero ¿A que tenemos miedo?

En 2009 en la Universidad de Wurzburgo, Alemania, descubrieron que se activa un mecanismo psicológico similar al que se usa cuando se sufre una posible humillación. En este experimento social, el disgusto y la alteración vital que expresaban las personas estudiadas era sustancialmente mayor entre quienes fueron informados que debían dar una charla en público, que entre los que no.

Podemos inferir que principalmente tenemos miedo al fracaso, a no poder cumplir con las expectativas propias o ajenas, a hacer el mayor de los ridículos. Tenemos miedo de que se nos ataque, de que se nos rechace, de no poder pronunciar ni palabra, de tener que enfrentarnos a personas desconocidas, de expresarnos de forma inconveniente, de mostrar que no poseemos los conocimientos suficientes (el llamado síndrome del impostor), de no poder calcular las consecuencias de las palabras dichas (fenómeno común en entrevistas de trabajo), de no encontrar ni la expresión ni el tono adecuado.

¿Cómo podemos tratarla?

La psiquiatría propone el tratamiento de la glosofobia incorporando medicamentos y ansiolíticos, en particular, los betabloqueadores, que interfieren con la unión de las hormonas del estrés a sus receptores en el sistema nervioso simpático y, por lo tanto, debilitan la respuesta de lucha o huida. Una encuesta de 1987 realizada por la Conferencia Internacional de Músicos de Sinfonía y Ópera, que representa a cincuenta y dos grandes orquestas en los Estados Unidos, encontró que el veintisiete por ciento de sus miembros habían usado betabloqueadores. Hoy, la cifra es sin duda considerablemente mayor.

Otro enfoque es la terapia cognitivo-conductual, o la revisión guiada de los pensamientos de uno.

¿Por qué no siempre funcionan? Porque lo que no enseñan es a reeducar la conducta manifiesta, y sólo buscan aplacarla y “calmarla”. Esto no funciona, porque, en verdad, en escena, un orador afectado por psicofármacos por más nobles que sean, no logrará conectar con todo su potencial, con toda su emoción.

En cuanto a vencer el miedo a hablar en público, está probado (y desde esta plataforma recomendamos) que la mejor medicina que existe para superar la glosofobia es la práctica: cuanto más, mejor. El proceso es paso a paso, paulatino, y en poco tiempo se vence y supera casi por completo.

Es totalmente posible que lo logre cualquier persona que siente miedo a hablar en público, y que no sufra trastornos mayores.

¿Cómo podemos vencer la glosofobia o miedo a hablar en público?

  • Un tanto por ciento muy elevado para logar el éxito de un buen discurso es el método
  • El método se aprende con profesionales de la oratoria.
  • El ensayo previo es fundamental.
  • La preparación es el terreno fértil para vencer los miedos. Conocer el tema, mostrarse preparado.
  • La práctica permanente es esencial.
  • Pequeñas reuniones con personas conocidas funcionan igual que grandes auditorios: al desarrollar paulatinamente mayor auto confianza, se vence el temor.
  • Conocer al público o hacerse una idea acertada de él

 

Referencias Bibliográficas:

  • Oratoria: El arte de hablar, disertar convencer. Autor: Jürg Stunder editorial EL DRAC. 2002
  • Descendant of Fear: On Scott Stossel’s My Age of Anxiety autor:   SALLY SATEL. 5 marzo 2004

https://themillions.com/2014/03/descendant-of-fear-on-scott-stossels-my-age-of-anxiety.html

  • Glossophobia (Fear of Public Speaking): Are You Glossophobic? Autor: Rosemary black

https://www.psycom.net/glossophobia-fear-of-public-speaking

  • Is Public Speaking Really More Feared Than Death?

Autor:

Karen Kangas Dwyer

Marlina M. Davidson

https://doi.org/10.1080/08824096.2012.667772

  • Glosofobia, el miedo a hablar en público, que padece 75% de las personas

Daniel Colombo, 13 diciembre 2017

https://empresa.org.ar/2017/glosofobia-el-miedo-a-hablar-en-publico-que-padece-75-de-las-personas/

  • I Can’t Go On! What’s behind stagefright?

Autor: Joan AcocellaJuly 27, 2015

https://www.newyorker.com/magazine/2015/08/03/i-cant-go-on

Carlos
carlos.llerena@theshedcoworking.com
No Comments

Post A Comment