fbpx
La oratoria de Carlos V y la antioratoria de Felipe II.
491
post-template-default,single,single-post,postid-491,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive,elementor-default
oradores y antioradores

La oratoria de Carlos V y la antioratoria de Felipe II.

La oratoria y la antioratoria en La España De Los Austrias.

En España se han conocido como los austrias mayores a dos monarcas: Carlos V y Felipe II. Los austrias que les sucedieron han sido llamados austrias menores. 

 

Una cuestión tenemos que abordar aquí antes de internarnos a examinar la oratoria de los dos monarcas. A pesar de la importancia que tuvieron las mujeres, existía acerca de ellas un profundo criterio de preterición. Felipe II había estado rodeado de grandes mujeres muy aptas para el gobierno. Su madre, su tía María, su hermana Juana,  su hija mayor. Tenía que percibir que a su hija primogénita, Isabel Clara Eugenia le sobraban cualidades para ser una gran reina. Lo demostró en la eficaz ayuda que le prestó como monarca, en los últimos años de su vida. Y ya muerto su padre, Isabel Clara gobernó Flandes con tanto éxito que los flamencos tras morir, la enterraron en un mausoleo, en la catedral de Bruselas.  

Antioradores y oradores en la España de los Austrias mayores

Felipe II de España, rey de España.

            A Felipe II, no le salió de dentro confiar plenamente en aquel tesoro político femenino que la providencia le había deparado. Y siguió buscando un sucesor varón. Para lograrlo, se desmadró. Se casó con Ana, la hija de su hermana María que al mismo tiempo era hija de su primo hermano el emperador Maximiliano II ¿Qué resultó? Que al cabo del tiempo el monarca de turno no pudo procrear. La consanguineidad le había hecho estéril. La esterilidad del nieto de Felipe III, Carlos II, llevó a la desgraciada guerra de Sucesión que arruinó por completo el imperio español de Europa que con tanta preocupación se había buscado.  Nunca la endogamia ha tenido tanta grandeza. Nunca la endogamia ha tenido mayor miseria.           

Entre los dos hombres que hablamos, Carlos V y Felipe II hay todavía una diferencia mayor. Por ello le llamamos al primero, producto de una formación flamenco-borgoñona, orador. Y al segundo, producto de una formación hispánico meseteña, anti orador.

¿Te apasiona la historia? ¿Te apasiona el arte de la oratoria? Desde el arte de la oratoria esperamos que nuestros contenidos te aporten mucho valor y disfrutes de ellos.  

 

 

Carlos
carlos.llerena@theshedcoworking.com
No Comments

Post A Comment