fbpx
Grandes Oradores - EL arte de la Oratoria
590
post-template-default,single,single-post,postid-590,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive,elementor-default
La Pasionaria, una gran oradora.

Grandes Oradores

Los grandes oradores nos ofrecen una riqueza muy valiosa en nuestro caminar por el aprendizaje del habla en público. Por dos razones:

            Por haber sido, los oradores y las oradoras, maestros y maestras en el dominio del habla como el más exquisito arte conseguido para promover las formas más variadas de persuasión. Y porque, teniendo todos ellos en común la calidad oratoria, cada uno es eminente en alguna característica que muestra la originalidad de su genio.

            Y es esa conjunción la que nos resulta a nosotros, deseosos de aprender, de gran utilidad. Primero, porque nos envuelve en un nivel del mejor buen hacer. Segundo, porque nos ofrece en grado eminente, diversas características complementarias de las cuales podemos imitar, en sus discursos y en sus frases, las que más nos convengan. Ofrecemos siete buenos ejemplos. De Castelar, lo que nos vale y basta es dejarnos impresionar por su grandilocuencia. De Ortega, saborear esa mezcla del pensamiento analítico con la metáfora literaria. De José Antonio Primo de Rivera, el talante poético.

José Antonio Primo de Rivera, un gran orador.

Jose Antonio Primo de Rivera,1935.

          De Dolores Ibarruri, la apasionada tendencia revolucionaria. De Churchill su grave transmisión viril. De Elsa Punset su entrañable comunicación femenina. De Jean Monnet, su capacidad de persuadir, para resolver los más grandes problemas de las relaciones entre pueblos traídos hasta nosotros por la Historia. El conjunto de todos ellos son la guía definitiva para aprender a hablar en público de forma excelente.

Winston Churchill, el mejor orador de la historia.

Winston Churchill, 1950.

            Bajo esa gigantesca cúpula de ciencia y arte los grandes oradores y las grandes oradoras nos hacen capaces de asimilar la dimensión artística y convincente que engrandece el uso de nuestra expresión más cotidiana. Con frecuencia nos preguntamos a nosotros mismos: ¿cómo puedo ser un buen orador? Siguiendo a los grandes oradores y siendo hábiles para seleccionar en cada uno de ellos lo que nos resulte más apropiado. De esa forma, elaboramos la guía más perfecta y pedagógica para llegar a dominar con el máximo esmero, el habla en público.

Si quieres ser un gran orador contacta con nosotros.

Damaris Mendoza
marketingdigital@gestudiosmultimedia.com
No Comments

Post A Comment